Fabulosa time-lapse de una explosión estelar, tomada por el Hubble

Extraído de http://www.iflscience.com/space/outstanding-time-lapse-stellar-explosion-hubble

In January 2002, astronomers discovered a massive explosion coming from V838 Monocerotis. They initially thought they were witnessing a supernova, but after the initial flash of light began to dim (as expected), it began to brighten again in infrared wavelengths at the beginning of March. After that brightening faded, another one happened in April. While astronomers were certain they weren’t witnessing a supernova, they weren’t quite sure what it actually was.

Now the Hubble team have released an absolutely extraordinary time-lapse video of the event. Check it out here, and make sure you go full screen.

Nothing like this has ever been observed before, making it hard to rule out many of the possible explanations. There are five hypotheses put forward in the literature about what is causing the event, and they really don’t have much in common.

Some scientists believe V838 Monocerotis was a supernova, just a fairly unique one. This idea doesn’t have much support, since the stars in that area are too young and too massive to have caused this type of event. Another unlikely explanation is that a dying star’s core exploded into a helium flash, like what happened in Sakurai’s Object. Again, this star is too young for a thermal pulse to be the most likely scenario.

Another model proposes the helium flash, but as a thermonuclear event in which a massive star would have been able to survive. While this does fit within the necessary age of the star, the star’s mass might not support this idea.

In planetary capture events, stars begin to consume planets in their system. For a very large planet, getting pulled apart would increase friction between the solar atmosphere and the planet. There could be enough energy generated to spark deuterium fusion, which releases large amounts of energy, such as was seen in the explosion. These types of events are predicted to be about five times more common for stars like V838 Monocerotis than for stars like our Sun.

Another possible explanation is an event known as a mergeburst, in which two main sequence stars collide. This hypothesis is supported by computer modeling, and the youth of the star systems in that region could provide the unstable orbits required for stars to merge in that fashion.

Read more at http://www.iflscience.com/space/outstanding-time-lapse-stellar-explosion-hubble#vdjVAPgzOZQ3rFiB.99

http://www.slate.com/blogs/bad_astronomy/2014/06/12/v838_mon_video_of_a_stellar_outburst.html

El origen de la grafía de las cifras

Tercera hipótesis fantástica, como unión de puntos iguales a la cantidad representada por el número

Teorías fantásticas sobre el origen de la grafía de las cifras

Recientemente alguien me ha recordado en twitter un “famoso” powerpoint que circuló hace algunos años por la red, y que fue enviado masivamente a través del correo electrónico (a mí me llegó varias veces). El tema del mismo era el origen de la representación escrita de las cifras de nuestro sistema de numeración (los llamados números arábigos o indo-arábigos). Yo lo llamé por aquel entonces la teoría del powerpoint, y aún hoy en día puede encontrarse en muchas páginas web y blogs.

Según ese powerpoint, cada cifra se representa con una forma, trazada a base de rectas, cuyo número de ángulos coincide con el valor numérico de la misma. Así, la representación gráfica del 1 tiene un ángulo, la del 2 consta de dos ángulos, así hasta el 9, del que se muestra también una forma, cercana a la escritura actual, en la que pueden apreciarse nueve ángulos, y por supuesto, el cero, redondo, no tiene ángulos.

Diapositiva del powerpoint en la que se observa la grafía de cada cifra con exactamente el número de ángulos que tiene el número que representa
Diapositiva del powerpoint en la que se observa la grafía de cada cifra con exactamente el número de ángulos que tiene el número que representa

Seguro que vosotros también lo recibisteis en alguna ocasión. Muchas personas al verlo pensaron “¡qué interesante!” y se lo enviaron a su vez a amigos y conocidos. Pero este powerpoint no es más que un sencillo ejemplo de los posibles peligros de internet (aunque ahora solamente me estoy refiriendo al conocimiento y no de otros temas más delicados). Pero, en definitiva, ¿será cierto que este es el origen de la grafía de las cifras indo-arábigas?

Hablando con muchas personas, descubrí que daban por buena esa teoría de la explicación de la representación gráfica de las cifras por medio de los ángulos. Incluso hubo quien me sugirió que subiéramos el powerpoint a la página divulgamat (centro virtual de divulgación de las matemáticas, de la Real Sociedad Matemática Española, http://www.divulgamat.net).

Por lo que yo conocía sobre el origen de las cifras indo-arábigas, la teoría del powerpoint no tenía ninguna lógica, pero además si uno se fija un poco en las representaciones, la supuesta relación de la grafía con los ángulos parecía un argumento bastante artificioso, “gracioso” pero sin fundamento. Más aún, en casos concretos como el 7 o el 9, la verdad es que está muy pillada por los pelos.

Aunque, si existen dudas lo mejor es acudir a la historia de los números, y a los expertos en esta materia. Uno de esos expertos es Georges Ifrah, y una referencia obligada su texto “Historia Universal de las Cifras”.

Por lo que se sabe, la grafía de los números modernos –así como todo nuestro sistema de numeración, arábigo o indo-arábigo– tiene su origen en la India, de donde pasaría a los árabes, y de ellos a Europa, en un viaje que duraría más de 1.000 años. Además, a lo largo de todo ese tiempo la representación gráfica de las cifras iría evolucionando continuamente, hasta llegar a las definitivas y actuales cifras.

Sistema de numeración cretense, 1.700-1.200 a.c., a base de rayas o palos verticales
Sistema de numeración cretense, 1.700-1.200 a.c., a base de rayas o palos verticales

Las primeras representaciones escritas de los números en la antigüedad fueron, normalmente, mediante la repetición de “rayas” (desde las efímeras muescas sobre un palo o un hueso, a sistemas de escritura más elaborados y permanentes), que se utilizaban para representar el número como repetición de la unidad. Si nos fijamos por ejemplo en el número 2: i) dos palos verticales paralelos, eran utilizados por egipcios, etruscos, antiguos griegos, fenicios, arameos, cretenses o romanos, entre muchos otros pueblos; ii) en China o la India, por ejemplo, se utilizaron dos palos horizontales paralelos; iii) los babilonios utilizaron dos “clavos” horizontales; iv) aunque algunos pueblos, como los mayas, utilizaron otras grafías simples, como dos puntos.

Muy lejos de esas representaciones primitivas, se encuentran las cifras europeas modernas, cuyo origen está en las cifras brahmi, que aparecieron en la India entre los siglos III a.c. y II d.c. La evolución de las cifras brahmi hasta las cifras actuales, consolidadas en Europa en el siglo XV, se produjo en un largo periplo de muchos siglos a través de vastos territorios de nuestro planeta, desde su origen en la India, pasando por los territorios árabes (Oriente Medio primero y después el norte de África), hasta llegar a Europa, a través de la Península Ibérica. Fue una evolución continua, con grandes modificaciones temporales, así como territoriales. En aquellos tiempos había muchísimos sistemas de numeración locales, junto al brahmi y posteriores, que se interrelacionaban unos con otros y evolucionaban sin fin.

En el siguiente cuadro vemos cómo fue evolucionando la grafía del número dos, desde su representación mediante “dos líneas horizontales paralelas” en el sistema de numeración brahmi hasta llegar a las cifras modernas del dos, tanto la árabe (de la que no hemos hablado en esta entrada), como la europea. Y puede observarse además, como algunas grafías acabarían por desaparecer.

Cuadro esquemático con el origen y evolución de la cifra 2, obtenido de la “Historia universal de las cifras” de Georges Ifrah
Cuadro esquemático con el origen y evolución de la cifra 2, obtenido de la “Historia universal de las cifras” de Georges Ifrah

La primera aparición de las cifras indo-arábigas, del 1 al 9, en Europa fue en el Codex Vigilanus (976 d.c.), o Manuscrito de Vigilán, en el Monasterio de San Martín de Albelda, de La Rioja.

Detalle del Codex Vigilanus en el que se observan las nueve cifras
Detalle del Codex Vigilanus en el que se observan las nueve cifras

Sin embargo, estas no son las que darían lugar a las cifras modernas, sino que son una rama paralela de evolución de las cifras indo-arábigas, las cifras llamadas “ápices”, de la edad media, que luego desaparecerían. Mientras que las utilizadas hoy en día derivan de la segunda forma de las cifras europeas, llamadas “algoritmos”.

Las cifras europeas “ápices”, incluido el cero, aparecen también por ejemplo en el ábaco de Gerbert de Orlac (el papa Silvestre II), en un manuscrito latino del siglo XI
Las cifras europeas “ápices”, incluido el cero, aparecen también por ejemplo en el ábaco de Gerbert de Orlac (el papa Silvestre II), en un manuscrito latino del siglo XI

Este brevísimo resumen del origen y evolución de las cifras indo-arábigas nos pone de manifiesto lo absurdo de una interpretación racional y estática de dicho origen, como es la hipótesis del powerpoint, y la relación entre cifras y ángulos.

De hecho, si consultamos el libro “Historia universal de las cifras”, resulta que encontraremos información sobre el origen de esta “teoría del powerpoint”. Esta es una de las explicaciones fantásticas a propósito del origen de las cifras “árabes”, que comenta Georges Ifrah. El historiador de las matemáticas afirma que según una leyenda popular de Egipto y el norte de África, las cifras “arábigas” (nuestras cifras modernas) fueron inventadas por un vidriero geómetra originario del Magreb, con el objetivo de dar a cada una de las nueve cifras (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9) una forma que evocara su valor numérico a través del número de ángulos contenidos en el trazado de las mismas.

Primera hipótesis fantástica, ligada a los ángulos de cada figura, acerca del origen de las cifras indo-arábigas modernas; versión del libro de G. Ifrah
Primera hipótesis fantástica, ligada a los ángulos de cada figura, acerca del origen de las cifras indo-arábigas modernas; versión del libro de G. Ifrah

Según Howard W. Eves, en su libro “Mathematical Circles” (volumen II), la directora de un museo de Marruecos, Mrs. Abdelkri Boujibar, publicó hace no mucho tiempo un artículo en el que recuperaba esta teoría, y la ponía así de moda, en cierto sentido.

Volviendo al libro de Ifrah, esta teoría también aparece en la obra de un autor francés P. Voizot, de finales del siglo XIX, quien pudo tomarla a su vez de un genovés. Además, este francés consideraba igualmente probable, una explicación por encaje de trazos. Es decir, el 1 es un trazo vertical, para el 2 se dibujan dos trazos horizontales y al unirlos aparece esta cifra (pensemos que en el movimiento de trazado rápido de dos líneas horizontales a menudo solemos arrastrar el lapicero y dejar marcada la curva que nos generaría la cifra 2), el 3 es la unión de tres trazos horizontales, el cuatro serían cuatro trazos, y así hasta el 9. Aunque la verdad a partir del número 5 no tiene mucho sentido. Es lo que Ifrah llama la segunda hipótesis fantástica.

Segunda hipótesis fantástica acerca del origen de las cifras indo-arábigas modernas, basada en la unión de trazos “rectos”
Segunda hipótesis fantástica acerca del origen de las cifras indo-arábigas modernas, basada en la unión de trazos “rectos”

O incluso existió un español del siglo XVIII, Carlos el Moro, quien sugiere un origen muy cercano al de los ángulos de la “teoría del powerpoint” (la quinta hipótesis fantástica).

Quinta hipótesis fantástica, también basada en los ángulos
Quinta hipótesis fantástica, también basada en los ángulos

Pero existen más hipótesis fantásticas, aunque no se hayan hecho tan populares como la “teoría del powerpoint”. Por ejemplo, la tercera hipótesis fantástica que procede del siglo XVII y que toma como referencia el número de puntos que habrían servido inicialmente para realizar un representación pictográfica de las nueve cifras.

Tercera hipótesis fantástica, como unión de puntos iguales a la cantidad representada por el número
Tercera hipótesis fantástica, como unión de puntos iguales a la cantidad representada por el número

Lo curioso de esta teoría, es que en el siglo XIX un francés la tomó para intentar justificar el supuesto origen griego de nuestro sistema de numeración, en concreto, el origen pitagórico. La secta de los seguidores de Pitágoras trabajó con los números poligonales, números trazados mediante cálculos (piedras, o puntos en los dibujos) al disponerlas geométricamente según una cierta forma, y obtuvieron resultados numéricos mediante relaciones geométricas de estos.

Números poligonales introducidos por los pitagóricos
Números poligonales introducidos por los pitagóricos

Y existen otras dos teorías bastante fantásticas. La cuarta hipótesis fantásticadescrita por Ifrah, al parecer propuesta por el astrólogo árabe Aben Ragel (siglo X-XI), aseguraba que las cifras habían sido resultado de una división de la figura formada por una circunferencia y dos de sus diámetros en forma de cruz. Es decir, todas las cifras pueden ser descritas con partes de esa figura base. El diámetro vertical sería el 1, ese diámetro junto con dos arcos opuestos de la circunferencia situados en los extremos del diámetro serían el 2, el semicírculo derecho con el radio horizontal derecho sería el 3, y así sucesivamente.

Cuarta hipótesis fantástica
Cuarta hipótesis fantástica

Y la sexta hipótesis, propuesta por el físico, ingeniero y matemático alemán Jacob Leupold en el siglo XVIII, es similar a la anterior, pero con un círculo, un cuadrado inscrito y sus diagonales.

Sexta hipótesis fantástica
Sexta hipótesis fantástica

La “teoría del powerpoint” en particular, pero también el resto de estas hipótesis fantásticas, nos muestran el origen de la representación gráfica de las cifras como una creación racional, y realizada por un solo individuo, y no como lo que fue en realidad… fruto de la evolución temporal y espacial, a través de muy distintos pueblos.

Proyecto-taller de Geometría: crear una ciudad

maqueta de volumen

Extraído de http://jonhernandez.wordpress.com/2011/06/24/proyecto-iniciacion-al-calculo-del-volumen-6%C2%BA-de-primaria/

Publicado por jonhdzabaitua  (http://jonhernandez.wordpress.com),  el 24 de  junio de 2011

Proyecto de Geometría.

Este fin de curso he realizado un proyecto que viene muy bien para trabajar en competencias, y que realmente  ha sido muy satisfactorio.

He añadido al típico taller de crear una ciudad con figuras geométricas,  una pequeña condición que lo ha cambiado todo.

La suma de todos los volumenes de la ciudad deben dar un número exacto de decímetros cúbicos.

El protocolo del taller ha sido el siguiente:

  1. Organización de grupos (4 por grupo)
  2. Explicación del proyecto
  3. Explicación de la construcción de un prisma cuadrangular (figura más sencilla)
  4. Explicación del cálculo del volumen del prisma cuadrangular.
  5. Recordar como se pasa de centímetros cúbicos a decímetros cúbicos
  6. Sugerir que se pueden construir otras figuras pero que deberán investigar como construirlas y como calcular sus volúmenes (decirles que recibirán nuestra ayuda puntual si la necesitan)

El objetivo es construir cuatro figuras por grupo al día (1 hora de clase)

Ha sido increíble la atención que han puesto en las explicaciones de las fórmulas de volumen. Es importante hacerlo siempre con la figura en la mano.

Podéis descargar las plantillas para poliedros de esta dirección:

+ Descargar plantillas