Antenas parabólicas

Las antenas parabólicas tienen una forma especial de paraboloide, obtenida al girar una parábola alrededor de su eje de simetría. Se trata de una curva formada por un conjunto de puntos que son equidistantes de un punto (foco) y de una recta.

La principal virtud que presenta la parábola es que, si llega cualquier onda (luz, emisión de radio, emisión de radio, emisión de televisión, etc.) paralela al eje, se reflejará en la curva e incidirá en el foco. Así, la antena una vez bien orientada reconduce todo lo que le llega al foco y de ahí a la pantalla del televisor. Si la antena fuera un espejo, toda la luz iría al foco y se podría cocinar en él. Sin embargo, la antena del balcón concentrará centenares de canales de televisión.

Si cuando te pones bebida en un vaso, agitas la base del vaso circularmente, verás que la superficie de ésta adopta la forma de un paraboloide como el de la antena. Es más, el gesto de entrecerrar la mano y adaptarla al pabellón de tu oreja mientras pronuncia la habitual frase: “¿qué me estás diciendo?”. Se trata de un intento desesperado de crear una parabólica para que las ondas acústicas se reflejen en la palma de tu mano, se concentren en el foco y al  estar éste en la espiral de tu oreja, pueda oír el ansiado mensaje.